LA FALTA DE ESCUCHA, PSICOLOGIA PARA EL BIENESTAR. Sonia Modroño

La falta de escucha: El gran mal de nuestro tiempo

Cómo hemos cambiado con todos estos adelantos tecnológicos…

Estamos tan pendientes de los móviles, de los mensajes, de las redes sociales que es muy frecuente ver a grupos de personas que se reúnen y pasan una gran parte del tiempo viendo cada uno su teléfono.  Es algo tan común en cualquier ambiente, en la pareja, con los hijos, con tus amigos, tus compañeros de trabajo, que lo consideras algo normal. Y ahí está el gran problema, la consideración de normalidad a un comportamiento que es antisocial.

Aprender a escuchar

Los hombres necesitamos amor, relacionarnos, compartir, divertirnos, comunicarnos, aprender, pensar, comprender, y en todas estas actividades está implicada la escucha. La escucha a los demás y la escucha a nosotros mismos.

En una ocasión una persona me comento que su pareja no hablaba mucho y que era algo que no acababa de aceptar. Ella estaba convencida de que su pareja tenía toda la culpa por la falta de comunicación y estaba desesperada porque no sabía que hacer. Yo simplemente la pregunte ¿Tú escuchas cuando él habla? y tras un periodo de reflexión fue consciente de que efectivamente no escuchaba y era uno de los problemas de su relación. Y esta es una dificultad de muchas parejas.

Cuántas veces has llegado a casa contando un problema, una preocupación y has dejado de hablar porque has sido consciente de que la otra persona no escuchaba, bien porque estaba con el móvil, viendo la tele, leyendo o simplemente pensando en sus cosas…

El deterioro en las relaciones por la falta de escucha

Y que haces si esto se repite con cierta frecuencia? Muy fácil, dejas de comunicarte, te encierras en ti misma y esperas cualquier otro momento en que alguna amiga quiera escucharte. Lo triste es que si esta situación se repite de forma prolongada, el deterioro de la relación puede ser en muchos casos irreversible.

Cuando hablamos de comunicación, parece que lo más importante es hablar, cuando lo principal es escuchar. Cuando escuchas y miras a la otra persona, puedes intuir cómo se siente, como le afecta lo que te está contando. Al comprender mejor lo que te esta transmitiendo, surge una conexión entre vosotros. Por otra parte si la persona que habla, es escuchada, se siente importante para la otra persona, confiada y esta animada a compartir sus pensamientos, lo que conlleva a la consolidación de la relación.

Ser consciente de tu falta de escucha

Esta capacidad natural de escuchar, parece ser que se ha debilitado en este mundo industrializado en el que prima más la comunicación online que la comunicación presencial. Y lo preocupante, es que no eres conscientes. Has dejado de hablar hasta por teléfono contus amigos, así que el distanciamiento en las relaciones es algo muy habitual en nuestros días. No es lo mismo saber por un emoticono como está la persona que quieres, que sentirla cuando te está hablando…

Te invito a ver el siguiente vídeo que habla de la poca paciencia que tenemos para escuchar a los mayores.

La Escucha, psicología para el bienestar, sonia modroño

Escuchar exige concentración, demanda un esfuerzo en dejar lo que estas pensando y haciendo en ese momento para escuchar al otro, y en esta sociedad de “hiperactivos” resulta a todas luces complicado.

Te animo a cambiar esta tendencia y a construir relaciones estables y duraderas.

Reflexión-Ejercicio

Antes de acostarte piensa en qué momentos del día has escuchado o te has sentido escuchado de verdad. Repasa mentalmente todas las personas que te has encontrado y examina cómo ha sido vuestra comunicación. ¿Alguna estaba mirando el móvil mientras la otra hablaba, o viendo la tele, haciendo alguna otra actividad o pensando en otras cosas?

Durante los primeros días, solo te recomiendo que lo observes de forma objetiva, no lo juzgues, simplemente sé consciente de lo que ha pasado en cada una de las conversaciones y como te has sentido.

Después de unos días, te animo a que empieces a hacer esfuerzos por escuchar, por estar atenta mientras el otro habla, por hacerle ver que te importa lo que te está contando y que escribas al final del día cómo te has sentido y si has notado alguna diferencia en la relación con la otra persona.

Posiblemente si tu escucha mejora, la de tus interlocutores también. Cuando nosotros cambiamos, el mundo también lo hace.

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo con tus amigos.
Nosotros somos los responsables de construir un mundo mejor.

“Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar”. Epicteto de Frigia

¡Hola! Me llamo Sonia Modroño, soy psicóloga y ayudo a mujeres que están en una fase de autoconocimiento, de cambio en el ámbito personal, familiar o laboral, a descubrir lo que quieren y lo que necesitan para sentirse mejor, y así poder construir la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.